Posteado por: Una monja | abril 12, 2008

¿Qué me pides?

– La misericordia de Dios y la vuestra.

Y se abre la puerta a la hermana que se incorpora a la vida  religiosa dominicana.

Nacimos como Orden mendicante en el s. XIII, en el s. XXI seguimos pidiendo la misericordia de Dios y la de los demás. En realidad en esto se resume todo: experimentar en la propia vida la misericordia de Dios. Ésta es la buena obra que Dios empieza y termina. Los gestos de nuestra relación serán la señal. El corazón abandona su dureza y va volviéndose de carne; no juzgar, amar. Ser canales de misericordia los unos para con los otros.

“Todos cabían en la inmensa caridad de su corazón” decían de Sto.Domingo los que le trataron. La misericordia es gratuita…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: