¿Quiénes somos?

La experiencia contemplativa ha sido, a lo largo de los siglos, una de las manifestaciones más significativas de la vida cristiana. Es más, representa una de las constantes más profundas del corazón humano. En todas las culturas y religiones aparecen hombres y mujeres atraídos por aquello que no pueden percibir con los ojos corporales y que con audacia se proponen mirar hacia el Invisible. Podéis muy bien intuir lo que es porque de un modo misterioso, “yendo como a tientas” (Hch 17, 27), todos buscamos a Dios.

Los monasterios han sido y siguen siendo en el corazón de la Iglesia y del mundo, un signo elocuente de comunión, un lugar acogedor para quien busca a Dios y las cosas del espíritu. (CV 6)

Sto.Domingo establecía sus “casas de predicación” en la ciudad porque.. “la luz es para compartirla”. Convencido de la necesidad y del poder de la oración, confió a las monjas el objetivo de evangelizar desde sus monasterios. . Las exhortaba a una vida santa llevando un estilo de vida distinto al que la gente de aquella época estaba acostumbrada a ver en la Iglesia, dando así un fuerte testimonio del seguimiento de Cristo y les enseñaba a hablar a Dios de los hombres para que ellas pudiesen hablar a los hombres de Dios, las invitaba a ser Luz del mundo y Sal de la tierra. Que nuestros muros griten palabras, anuncien el Evangelio, que de ellos salga una luz que brille y que deslumbre: es lo que quería Sto. Domingo al fundar a sus monjas. No solo rezar, también que nuestros conventos sean corazones acogedores de los sufrimientos de aquellos que atraviesan sus puertas.

Actualmente, las diez hermanas que formamos la comunidad, en la esperanza de que poco a poco vayamos siendo Palabra de Dios, vivimos diariamente el silencio, el trabajo, el estudio, la vida en comunidad. Una vida que tiene sentido desde la fe y la plena confianza en Dios.

Para contactar con nosotras:

Monjas Dominicas

C/ Capuchinos Alta, 2

40.001 Segovia.( España)

Telf. 921 46 00 80

e-mail: Purificacion@dominicasegovia.e.telefonica.net

Segovia es una ciudad artística y tranquila, bien comunicada con Madrid y Valladolid por trenes y autobuses regionales[1] y sobre todo por carretera.[2]

§§Los autobuses Madrid- Segovia de la empresa La Sepulvedana tienen salida cada media hora desde el Paseo de la Florida, 11.

Los autobuses Valladolid- Segovia de la empresa Linecar, con salida, cada hora desde la Estación de Autobuses.

§§Una vez en Segovia para llegar hasta nosotras hay que tomar como referencia la Catedral pues nos encontramos en una de las callejas cercanas a solo dos minutos de la Plaza Mayor.


[1] Consultar www.renfe.es y www.lasepulvedana.es

[2] Se puede llegar a Segovia por la AP-61 o bien disfrutar de los paisajes que ofrecen las antiguas carreteras de Navacerrada y Guadarrama.

Anuncios

Responses

  1. Madres, soy española y desde un tiempo a esta parte siento a cristo en mí y no quiero nada de lo mundano quiero estar con el y para el deseo con todo mi corazon ser ana apostol de Cristo a traves de el esfuerzo con la ayuda al projimo y saliendo de esta vida la cual no me identifico, por eso quiero ser parte de Cristo y estar siempre con Dios.

  2. SOY DE LA PROVINCIA DE SALTA,REPÚBLICA ARGENTINA.ADMIRO A QUIENES TIENEN TAN ADMIRABLE VOCACIÓN RELIGIOSA.TODOS LOS DÍAS ,EN FAMILIA REZAMOS EL ROSARIO Y PEDIMOS POR LAS VOCACIONES SACERDOTALES Y RELIGIOSAS, ADEMÁS PERTENEZCO A LA LEGIÓN DE MARÍA.LES ENVÍO UN GRAN SALUDO!

  3. como fue su llamado¡?

  4. ayudenme a cumplir mi sueno de ser monja por favor amo a Dios por sobre todas las cosas del mundo

  5. Hola que tal soy de la republica mexicana tengo 21 años yo estuve en un colegio de monjas en la infancia, y creo que desde ese momento jesus me guio hasta aqui y la verdad quiero servirle con todo mi corazon me gustaria ser religiosa un fuerte abrazo que dios las bendiga

  6. buenas tardes, quisiera preguntarles si puedo ingresar al convento, soy de quito-ecuador, tengo 60 años, estoy sola. mi mail es whiteflower@outlook.es
    por favor espero su respuesta!!!

  7. Se puede ser monja tras la nulidad?

  8. Se puede ser monja tras la nulidad, o depende de la Orden, Congregaciones…?

  9. Queridas religiosas Dominicas: Soy Peruana vivo en Ancash nvo chimbote, tengo 41 años estoy divorciada no he tenido hijos, me siento inmensamente sola y triste, tengo profesión soy abogada, en mí vida de casada no me fue bien, no tengo intensión alguna de rehacer mi vida de nuevo, deseo de todo corazón dedicarle de aquí en adelante mí vida al señor jesucristo, desearía si podría tener las esperanzas puestas en su congregación mí correo es mecherosi2301@gmail.com Espero de corazón una respuesta por parte de ustedes si me pueden admitir aquí en Perú.

  10. POR FAVOR HERMANAS, RESPONDAN CON PALABRAS …LA RESPUESTA QUE EN EL CORAZÓN HE ENCONTRADO AL BUSCAR DE UNA MANERA DIFERENTE AL SEÑOR.
    hE TENIDO UNA VIDA CON MUCHAS MUCHÍSIMAS EXPERIENCIAS, SOY UNA MUJER MADURA..AMO LA VIDA, SOY UNA MUJER ALEGRE…A PESAR DE TODO LO QUE HE VIVIDO Y POR LO QUE HE PASADO…ME DOY CUENTA QUE ESTE MUNDO EL EXTERNO..NO ME CORRESPONDE…DESEO CON TODO AMOR Y DEVOCIÓN ENTREGAR Y DEDICAR LOS DÍAS QUE ME QUEDEN DE VIDA AL SEÑOR POR MEDIO DEL TRABAJO Y ORACIÓN.

  11. Por favor me gustaría saber que requisitos necesito para entrar como postulante con ustedes.

  12. Soy Celia, también Doctora en Historia. Tengo 60 años y ahora quiero estudiar la historia sagrada, recluirme con ustedes, vivir en paz, de esta manera podré servir a mi padre Dios de una manera más congruente, El mundo exterior no me deja seguir el llamado del Señor. Ojalá me orienten, llevo años con una vida solitaria, salgo a lo necesario, las necesito como no se imaginan!

  13. No puedo pertenecer a esta orden ni a ninguna otra. Soy casada. Pero se puede soñar un momento. Añoro poder dedicarme a la contemplación. Aunque no me engaño. Será más duro de lo más duro que ni siguiera soy capaz de imaginar. Me ocurre un poco como a Cellia. Yo tengo 55 y no veo nada más deseable que hacer con mi vida que dedicarme a estudiar las cosas de Dios como una forma también de adorarle. Tanto que quizá responda más a mis gustos personales de tranquilidad y alejamiento del mundo. Por lo tanto, nada habría de cruz en ello. Así que tal vez no pudiera ser voluntad de Dios, aunque mi estado lo permitiera.

    Por otro lado, quizá no se trate de estudiar y sólo de rezar, y me faltaría el acicate de la curiosidad y laboriosidad en los estudios.

    Parece también tan delicioso hacer labor mientras se reza con las hermanas. Y, sin embargo, yo sólo sé hacer punto de cruz y ya veo tan mal que me costaría ddemasiado. Y las condiciones no son tan cómodas como mi egoismo personal me haría ver.

    A mi edad sería una novicia y estaría a las órdenes de una madre y unas hermanas menores qué yo. Qúé chocante me parecería.

    La mala vista no me impediría ayudar en la cocina o en labores de limpieza que me ordenasen.

    Es `posible que sufriera frío. En Segovia hace mucho frío, y yo las he visto descalzas en invierno. No sé si será igual ahora, pero seguro que no viven tan confortablemente como yo.

    Son maravillosas ,hermanas. Gracias a ustedes y a todas las órdenes contemplativas, que rezan por todos. Forman ya parte de la Comunión de los Santos. Quién reza por tantas almas perdidas en la historia. Más aún en las ´épocas contemporáneas, donde la gente pide misas con ánimo de homenajear y de honrar la memoria de sus familiares -en el mejor de los casos.pocas veces piensan en el alma y el espíritu de los difuntos, que necesitan que oren por ellos. Y peor será en el futuro, en este Occidente perdido, donde ni familia dejarán muchos al morir.

    Es mucho más trabajo el que precisan las almas que los cuerpos. Pero hasta la Iglesia parece olvidar que es más importante salvar a sus hijos para la vida eterna que para este mundo.

    Así que gracias, hermanas, muchas gracias. Cuánto trabajo tienen, y cuánto trabajo les dejamos a Nuestra Madre, a los Ángeles, a los Santos. Cuántas almas les necesitan a todos.

    Díganme si en la pequeña medida que me sea posible puedo ayudarles a ustedes. Conozco su convento (aunque nunca entré, claro). Mi familia vive justo enfrente de la Trinidad. Si algún día vuelvo a casa, a Segovia, iré a escuchar misa y, quién sabe…

    ¿Ya habrán vuelto las cigüeñlas a su Torre de Hércules, tan preciosa?

    Un abrazo muy grande, ,hermanas. Hoy, en la misa, también me acordaré de ustedes

    Que Dios les bendiga siempre

  14. hola buenas mi nombre es mari carmen de valencia me gustaria entrar en el convento quiero estar cerca de dios como ago para entrar gracias


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: